Plataformas de rastreo por GPS

El que en día de hoy contemos con un sistema de rastreo por GPS actualizado se debe a que en la década de los 1960 la fuerza armada estadounidense se veía en la necesidad de saber las posiciones precisas de sus flotas y como solución aplicaron la tecnología de navegación utilizando satélites para proveer de forma actualizada dicha información. Así surgió el sistema TRANSIT, que quedo operativo entre el 1964 y 1967, consistía en una cobertura mundial pero no constante. Posteriormente, en esa misma década, se desarrollaron los relojes atómicos portando cada satélite un reloj sincronizado en base a la una referencia de tiempo determinado.

Los dispositivos GPS de hoy en día debido a ese desarrollo funcionan gracias a los satélites GPS, que llevan a bordo un reloj atómico ultra preciso, identificándose por una señal portadora donde actualmente cada 30 segundos emite mensajes de apenas 1.500 bites llevando consigo la hora exacta y la posición del satélite en ese momento. El receptor de GPS reconoce la señal emitida por el satélite y calcula cuanto tiempo ha tardado en llegar la señal hasta su posición: integrando las medidas de 4 satélites diferentes se puede determinar dónde está el receptor sobre la superficie terrestre (longitud, latitud, y altitud) con una precisión de hasta 15 metros.

En las ultimas actualizaciones de las plataformas de rastreo por GPS y sus aplicaciones móviles, resulta que según una investigación que se lleva acabo desde el 2009, por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, ha determinado que gracias al desarrollo que tuvieron lo satélites en conjunto con los relojes atómicos en aquel entonces es que hoy en día podemos contar con llevar un control preciso de los activos de una persona natural, mascotas, o entidad proporcionando así como múltiples beneficios y/o prevención de riesgos en tiempo real